jueves, 28 de marzo de 2013

El fracking: nuevo debate inculto

"España es un país donde rige la pasión más que el raciocinio,
donde todo amor es sublime y todo rencor implacable”...
"No sabemos vivir sin pasar de una exageración a la contraria.
O somos enteramente optimistas, o pesimistas del todo".

Lucas Mallada. Los males de la Patria, 1890.

En este País que todavía se llama España, pero el que si gentes como las de UPyD no lo remedian, camina con paso firme hacia algo indeterminado que ni siquiera se podrá llamar Federación o República Federal Ibérica, se producen con demasiada frecuencia debates donde priman la demagogia, el sectarismo y la incultura, por encima de la racionalidad, el conocimiento científico, el interés general y la buena práctica política. No hemos cambiado mucho desde que Lucas Mallada (1841-1921) ingeniero de minas, geólogo, paleontólogo, y profundo conocedor de las gentes y tierras de España, escribió el lema-epígrafe que encabeza este artículo. Sus estudios sobre minería y geología lo llevaron a recorrer durante años gran parte del territorio hispano y los más recónditos lugares. Adquirió importantes conocimientos sobre las posibilidades mineras y sobre la geología de la Península Ibérica, pero también, su profundo humanismo lo hizo reflexionar sobre la situación social y política de la época. En, "Los males de la patria. La futura revolución española", repasó cumplidamente sus causas y analizó la situación, reflejando un gran pesimismo. Fue criticado por ello, igual que otros regeneracionistas del siglo XIX más implicados en política como Joaquín Costa.

Un nuevo debate que lleva camino de resultar estéril y de atrincherar a la sociedad española en dos bandos irreconciliables, está aflorando con fuerza en estos últimos meses: el fracking. Este "palabro" acuñado en Estados Unidos como forma abreviada y sincopada de fracturing, hace referencia a una técnica muy utilizada desde hace décadas para estimular la extracción de hidrocarburos del subsuelo. Descrita de forma simple, consiste en inyectar un fluido a presión (normalmente agua, aunque ya se está experimentando con gases inertes) en las capas profundas que contienen hidrocarburos, pero que permanecen atrapados en poros no conectados. El objetivo es romper la roca y producir pequeñas fisuras que enlacen los poros. De esta forma, el hidrocarburo contenido en ellos puede fluir y circular hasta la superficie por un tubo colocado a tal fin mediante un sondeo. Dicho con un lenguaje un poco más técnico: se trata de convertir la porosidad cerrada en permeabilidad, o lo que es lo mismo, en porosidad efectiva, para permitir que circulen los fluidos contenidos en los espacios intersticiales de las rocas.

El auge del fracking, o extracción de hidrocarburos por la técnica de estimulación por fracturación hidráulica como debe describirse en español (1), se desarrolló en Estados Unidos a partir de la década de los años ochenta del siglo pasado. Mitchel Energy, una compañía de prospección, perfeccionó el método para favorecer la circulación de gas en las pizarras poco permeables (shale-gas) que constituyen generalmente la roca madre donde se forma el petróleo. La técnica se compone de dos fases. Durante la primera, se perfora un pozo vertical de diámetro variable según la profundidad a la  que se encuentre la formación geológica que contiene el hidrocarburo que se desea explotar. Una vez alcanzado el objetivo, se perfora en horizontal durante kilómetros para obtener el mayor rendimiento posible. Se introduce una gran cantidad de agua a presión mezclada con arena o granos cerámicos, algunos productos químicos para favorecer la circulación de los fluidos, biocidas para evitar la proliferación de bacterias, etc. Por último, se recupera gran parte del agua inyectada que se depura y pasado un periodo de tiempo, que puede ser largo, fluye el hidrocarburo y puede extraerse. El proceso de inyección de agua se realiza solo en la fase de fracturación, no en la de explotación. La figura adjunta, muestra la sección vertical de una explotación profunda con este tipo de sondeos una vez completado el proceso que dura unos dos o tres meses. La profundidad que se alcanza está comprendida normalmente de 2.000 y 4.000 m aunque profundidades mayores son también frecuentes.



¿Y por qué surge ahora este debate con tanta fuerza? La respuesta es sencilla pero las razones y las derivaciones de todo tipo que surgen de él son complejas de analizar. El debate nace de la necesidad de disponer cada vez de mayor cantidad de energía para el desarrollo económico y social. Al mismo tiempo, se pretende una reducción de los precios, una mayor seguridad en el suministro, las mejores sino optimas, condiciones medioambientales posibles para la producción industrial de bienes de consumo y la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos. España es, por su situación geográfica y por su producción nacional, un país con un fuerte déficit de energía primaria y, en particular, en  productos derivados del petróleo. Según datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos, en el año 2010 nuestro grado de autoabastecimiento fue solo del 0,4%. En Europa, la crisis económica y las presiones políticas de algunos países, han puesto de manifiesto una  problemática que no se había planteado antes con las dimensiones actuales. El origen es el mismo, la necesidad de encontrar mejores soluciones al problema energético.

El ejemplo de Estados Unidos ha influido de forma decisiva. La aplicación masiva de estas técnicas en las explotaciones del llamado gas no convencional, gas pizarra o shale-gas en inglés, ha cambiado de forma radical su panorama energético. Ha beneficiado a los consumidores por la bajada de precios, ha influido muy favorablemente en su economía y ha contribuido a reducir significativamente la emisión de gases de efecto invernadero. Conviene recordar que en este país, aproximadamente el 50% de la energía eléctrica se produce por uno de los sistemas más contaminantes que existen: la quema de carbón. Ahora, el 55% de sus hogares tienen calefacción por gas natural a los precios más bajos de la última década. Están a punto de alcanzar el autoabastecimiento y de convertirse en exportadores de gas natural. Por otra parte, no han existido  grandes problemas sociales ya que los estadounidenses conviven con la economía del petróleo desde hace muchas décadas y la legislación es muy diferente de la europea. Este contraste se observa perfectamente en la película Gigante, donde un esforzado James Dean perfora en su propiedad el primer pozo de petróleo de la región. Nadie puede evitarlo porque el derecho norteamericano permite este tipo de actuaciones a los propietarios particulares.

Otro buen ejemplo es el de Canadá. Ha perforado 170.000 pozos, con grandes ventajas para su economía y, curiosamente, para el desarrollo ganadero de algunas comarcas gracias a un mejor y más racional aprovechamiento de las aguas subterráneas.



Pozo de gas no convencional en producción, después de la restauración del terreno.

Sin embargo, no todo es apacible. En Pennsylvania, la propietaria de una granja de 72 hectáreas, autorizó en 2008 bajo unas condiciones económicas muy favorables, la prospección por fracking en su finca del gran yacimiento contenido en la formación Marcellus, unas pizarras del Devónico de Los Apalaches, de aproximadamente 400 millones de años de edad. La pagaron 1.000 $ mensuales hasta que el pozo bajó su rendimiento y la regalía descendió a 100 $. Dos años más tarde, grabó un vídeo que ha dado varias vueltas al mundo y que se utiliza de forma absolutamente demagógica por amplios sectores interesados en que no se debata este tema de forma racional. En el vídeo, se observa que el agua sale del grifo mezclada con metano y prende al acercarle una cerilla. A pesar de que como relata un compatriota suyo "hay focos naturales de gas natural en todo el área. Se filtra en el agua de forma natural. Mi tío abuelo encendía fuego con el agua de su finca hace 40 años" y de que estudios científicos rigurosos (2) han demostrado que nada tiene que ver la técnica con el problema de esta estadounidense, la grabación se sigue utilizando en contra de la aplicación de la técnica. No parece suficiente explicar que además de que existe el gas biogénico, que nada tienen que ver con el termogénico propio de los yacimientos de hidrocarburos, el petróleo y el gas migran de forma natural y tienden a ascender hasta la superficie terrestre si encuentran rocas permeables o fisuras que lo permiten. Sin necesidad de cambiar de continente, pueden encontrase fenómenos similares que nada tienen que ver con la fracturación hidráulica. Por ejemplo, en la localidad de Sigüenza (Guadalajara) hubo hasta el siglo pasado un manantial al que llamaban la fuente del petróleo. El avezado lector puede deducir por qué. La compañía Shell y la Junta de Energía Nuclear, realizaron en 1978 un sondeo en la zona (S-44-3) que solo alcanzó una profundidad de 999 metros y que abandonaron por problemas técnicos.


Fase de sondeo de exploración de gas en Pennsylvania, EE.UU.

En Europa, hasta ahora, la situación ha sido muy diferente de la norteamericana. Los grandes yacimientos de petróleo están situados en el Mar del Norte y no han causado excesivas molestias a la población. Por tanto, la técnica del fracking permanece casi inédita. Los primeros pozos se han perforado recientemente en Polonia. Sin embargo, el panorama europeo empieza a cambiar con rapidez condicionado por la crisis económica. Países como Polonia, con importantes yacimientos de este gas no convencional en pizarras o en capas de carbón, no renuncian a su explotación. Presionan a la Unión Europea para que apruebe una directiva favorable. En Alemania, la canciller Angela Merkel, por razones electoralistas, ha decretado una moratoria nuclear que obliga a buscar otras fuentes de energía que suplan el déficit y ha visto una buena oportunidad en el shale-gas. El Reino Unido parece incorporarse también a los países favorables a este tipo de técnica, puesto que sus yacimientos del Mar del Norte no serán eternos. Lo mismo empieza a suceder en Holanda y en otros países productores que se benefician de las reservas de esta enorme cuenca petrolífera. Por el contrario Francia, con una superproducción de energía eléctrica de origen nuclear, necesita exportar su excedente y se muestra, por ahora, contraria al empleo del fracking.

En España (3), aunque no existe una evaluación suficientemente precisa, las posibilidades de explotación de este recurso natural, aunque no muy altas, son mayores que las de cualquier otro tipo de hidrocarburo. Un informe reciente realizado por la empresa GESSAL (4) estima en una media de 2.500 miles de millones de metros cúbicos de gas, las reservas que puede contener el subsuelo español. Esta cantidad podría significar, al ritmo de consumo actual, el autoabastecimiento durante unos 70 años. No será así porque el nivel real de recuperación de los hidrocarburos no es muy alto y porque en muchas zonas no podrá extraerse por razones de otra índole. Pero en todo caso, supone también una buena oportunidad para España de ampliar el conocimiento del subsuelo, de crear puestos de trabajo y de obtener un grado aceptable de suficiencia energética que permitiría, además, continuar el necesario pero paulatino cambio hacia las energías solares (eólica, termosolar o fotovoltaica).

Sin embargo, la irracionalidad ya está presente. Incluso, cuando apenas han comenzado algunas investigaciones que solo incluyen la cartografía de las formaciones geológicas que afloran en superficie, los ecofundamentalistas, catastrofistas y radicales de todo tipo, pontifican sobre los graves peligros que acechan a la población española en el caso de utilización de esta técnica. Algún medio de comunicación como El País, un excelente periódico pero en otra época ya pasada, roza el ridículo cuando se apresura  a redactar una tendenciosa información sobre los terremotos que el fracking  ha producido en la región holandesa de Groningen. Puede  leerse en el siguiente enlace:

Hubo de rectificar  enseguida,  e incluyó al final del artículo una escueta fe de errores en la que confirmaba que en esa región de Holanda, nunca se había utilizado la técnica para la extracción de gas llamada fracking.

Ridículo también es el que ha hecho la Junta de Andalucía ante las disparatadas afirmaciones y protestas de algunos vecinos de la localidad jienense de Torreperojil que atribuían al fracking los terremotos que han padecido desde octubre del año pasado. La Junta envió inspectores a la zona para controlar las actividades de la empresa en el permiso de investigación que ella misma había concedido. Como es natural, solo encontraron técnicos con mapas, fotografías aéreas y lápices de colores, realizando cartografía geológica y tomando muestras de rocas superficiales. Podría disculparse el escaso o nulo conocimiento que estos responsables políticos tienen de la forma de trabajar en un permiso de exploración que han aprobado y cuyas fases de trabajo deben conocer perfectamente. Pero es inaudito que consideren la posibilidad de que una empresa realice un sondeo cuyo coste medio está comprendido entre los 6 y los 8 millones de euros, sin los debidos permisos y sin la total garantía de que no tendrán ningún problema medioambiental o jurídico. Esta actitud, solo se comprende desde la mentalidad de responsables políticos que piensan que el dinero puede gastarse con total irresponsabilidad. Sería demagogia citar aquí el caso de los ERES en Andalucía y por eso, no lo hago.

Los riesgos de la exploración y explotación de gas no convencional son perfectamente evitables y en su caso, controlables con los conocimientos técnicos y científicos que se poseen en la actualidad. Basta con establecer  de forma clara las condiciones jurídicas y de seguridad medioambiental con las que deban operar las empresas y con las que los políticos puedan autorizar este tipo de actuaciones. Es necesario que la legislación exija y garantice, la buena práctica empresarial, pero que también proporcione seguridad a los inversores y a las empresas operadoras. No puede volver a repetirse la escandalosa gestión que de la energía fotovoltaica hizo el Gobierno del inefable José Luis Rodríguez Zapatero y que ha provocado la ruina de muchos inversores que confiaron en la seguridad jurídica que ofrecía la garantía del Estado.

Los comunistas de IU intentan liderar el movimiento de oposición a esta técnica. Nada dijeron en su día de los vertidos de petróleo de la Unión Soviética en Siberia occidental y en el Ártico, la mayor contaminación producida en el mundo por este recurso energético y que aún continua. ¡Pero claro! eran otros tiempos. También entonces eran partidarios de la energía nuclear y de la fabricación de bombas atómicas. En Ucrania, la tristemente celebre "Central Eléctrica Nuclear Memorial V.I. Lenin"  más conocida ahora como de Chernobyl, también generaba plutonio, e imbricaba en este gran complejo de seis reactores, lo civil y lo militar. En diciembre del año pasado, el grupo parlamentario IU-ICV-EUIA, CHA, Izquierda Plural, presentó en el Congreso de los Diputados una Moción, consecuencia de una Interpelación Urgente al Gobierno, pidiendo la aprobación de una ley en el plazo de tres meses que prohíba la técnica del fractura hidráulica en España y la suspensión, entre tanto, de todas las autorizaciones de exploración concedidas hasta ahora. Esta proposición, solo recibió una cumplida, amplia, argumentada y no demagógica respuesta: la del Portavoz Adjunto de Unión Progreso y Democracia, Carlos Martínez Gorriarán que puede verse integra en el enlace:

Por último, convine aclarar que la UE, por la falta de una postura común sobre el tema (5) ha dejado libertad a sus Estados miembros para que decidan lo que consideren adecuado. La legislación española no es suficiente para garantizar la seguridad ambiental de los ciudadanos frente a supuestas actuaciones incorrectas o abusivas de las compañías de extracción de shale-gas. Es urgente por tanto, modificar algunos aspectos contenidos en la ley de Hidrocarburos, en la Ley de Residuos y Suelos contaminados y en la ley de Evaluación de Impacto Ambiental. Además, se debe exigir al Gobierno que, cuanto antes, defina de forma clara y precisa los estándares de referencia por los que autoriza o autorizará las exploraciones y explotaciones de este tipo, unificando criterios para las diferentes CCAA y estableciendo una legislación específica de construcción y cementación de los pozos para estos fines, porque tampoco existe en la actualidad.

Pero España no debe renunciar a la exploración y en su caso explotación de este recurso natural, siempre que se cumplan las necesarias garantías medioambientales. Todo ello sería actuar con responsabilidad y sin demagogia, pero... ¿será posible? o Lucas Mallada acertará una vez más en el diagnóstico de los modos y maneras de la Sociedad española.

---------------
Para saber un poquito más:
(1) Gas no convencional y Fractura hidráulica. Yolanda Sánchez Moya con la colaboración de Rafael Jorge Rodríguez Gómez. Presentación, UPyD:
(2) Geochemical evidence for possible natural migration of Marcellus Formation brine to shallow aquifers in Pennsylvania. Proceeding of the National Academy of Sciences of the United States of America. Vol 109, nº 30, pp 11961–11966. July 2012.
(3) Mapa de Permisos y Concesiones de Exploración y Producción de Hidrocarburos en España. MITC, 2013:
http://www6.mityc.es/aplicaciones/energia/hidrocarburos/petroleo/exploracion2013/mapas/inicio.html
(4) Evaluación preliminar de los recursos prospectivos de hidrocarburos convencionales y no convencionales en España. GESSAL, Madrid, 16 pags., marzo 2013: http://www.aciep.com/sites/default/files/informe_de_sintesis_version_resumida-1_1_0.pdf
(5Informe sobre las repercusiones medioambientales de la extracción de gas y petróleo de esquisto. Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria. Parlamento Europeo. Ponente Bogusław Sonik (2011/2308,INI).30 pags, 2012:
http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//NONSGML+REPORT+A7-2012-0283+0+DOC+PDF+V0//ES

25 comentarios :

  1. Muy buen artículo, informativo y aclarador. Una pena que no sirva de nada ante la gente que simplemente toma postura sin informarse.

    gracias Alfonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Fernando y a todos los que diariamente seguís intentando cambiar en esta sociedad el sectarismo por la razón y el sentido común.
      Continuaremos sin desfallecer.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Excelente y educativo este articulo.
    Saludos,
    Elsa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, muy informativo y tal pero la trinchera se le nota al autor a la milla. No digo yo que sea ilegitimo pero sobra entonces todo eso de "miradme, vengo impoluto y con la mente vacía de otra cosa que no sean datos, cifras y hechos. Y aquí os los presento sin manosear para que los analicéis pausadamente y que cuando os metais en el debate sea con conocimiento de causa en vez de formar parte de un nuevo debate inculto...".

      Quiero decir que sin tener idea del tema, si noto cuando intentan venderme algo.

      Eliminar
  3. ¡Genial!...,anónimo, no tiene ni idea del tema, pero ya ha decidido encasillarme en una trinchera. Es la mejor y más triste demostración de que Lucas Mallada está presente. ¡Lastima!

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, no se si estas en la buena o en la mala trinchera ni me importa, solo pretendo hacer ver que si querías parecer neutral como por la entradilla se deduce, no te ha funcionado del todo. Critico que no vendes bien, no que lo que vendas sea malo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cielos! y yo con estos pelos y sin cambiarme de calcetines. Haré el máster del "vendedor moderno". ¿Puedes recomendarme alguno?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. manuel alonso( afiliado a UPyD)30 de marzo de 2013, 13:33

    Bueno… yo no soy anónimo, para que no se me acuse como un delincuente por opinar anónimamente. Mi cultura al respecto del tema es muy poca, pero no me negara que Vd. nos está vendiendo la “burra” vestida de seda, y a su artículo me refiero. Es una opinión de Vd. muy respetuosa, pero también he leído otras de otros geólogos reconocidos en sentidos contrarios y tan respetables como la suya. Mi opinión es que debe de haber un debate abierto y serio por personas entendidas del tema. Pero sí que quiero resaltar y con mucho sentido común que yo mismo me otorgo, que ante cualquier duda de los daños que pueda causar el fracking, este se paralice en todo el estado español, ya que, los daños ¿si los hay? Son irreparables y costosos. Para terminar, lo que me “jode”, es que todas las políticas van siempre priorizando el área económica o los intereses económicos, porque si las empresas practican este método, no es más que, porque es el más barato.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Manuel por no utilizar el anonimato. Siempre he preferido las críticas a los elogios. Los elogios solo aportan satisfacción al ego de quien los recibe, mientras que las críticas obligan a esforzarse en encontrar una verdad mejor e incluso a rectificar posturas, ideas y posiciones equivocadas. Desde luego no admito que nadie se esconda tras el anonimato para despreciar opiniones y faltar al respeto a quién a nadie ha ofendido.
    Tampoco he pretendido con mi artículo vender nada, solo aportar algunas ideas y conceptos para intentar centrar un debate que me parece capital para la economía española en un tema como el energético. Por cierto, yo quiero que haya muchas empresas, que creen muchos puestos de trabajo y que paguen muchos impuestos para poder repartir la riqueza entre los más desfavorecidos. Pero comprendo que quizá esto tampoco se entiende.
    En efecto, se ve que eres un gran desconocedor del tema cuando afirmas que se utiliza este método porque es el más barato. Es justo todo lo contrario. Este sistema es muchísimo más caro que un sondeo normal de hidrocarburos, hasta el punto de que se renuncia a la explotación de algunos yacimientos porque la carestía del proceso lo hace inviable.
    No parece que me he explicado bien puesto que la intención del artículo era contribuir al debate abierto y serio, y sin embargo se plantea radical y ambiguo. También tenia intención de desmontar algunas mentiras que se ofrecen como verdades incuestionables y reclamar modificaciones urgentes en la legislación para evitar cualquier desmán que nadie pueda cometer. El fondo era más político que técnico. Por eso he incluido algunos enlaces y entre ellos el mejor informe que hay sobre el tema que es el del Parlamento Europeo aunque la versión en español que he incluido tiene algunos errores de traducción. Desde luego no creo que la postura racional sea prohibir. Cabrían aquí innumerables demagogias , como por ejemplo: ¿prohibimos los automóviles por los 450.000 muertos y los 23 millones de heridos que han producido los accidentes de tráfico en Europa en los últimos 10 años? ¿los antibióticos por las muertes por alergia?. Pero no sería razonable recurrir ellas. En próximos post intentaré centrarme en temas más técnicos puesto que parece que existe un gran desconocimiento sobre esta técnica.
    Un saludo y reitero las gracias por renunciar al anonimato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. manuel alonso( afiliado a UPyD)30 de marzo de 2013, 16:38

      Bueno… a nadie le obligan a conducir y si conduce, si le obligan a hacerlo bien, eso, con las distancias de lo que son daños por accidentes a daños por hechos poco estudiados y que además están en contra de la opinión generalizada. Yo vuelvo a decir que me parece erróneo que todo se base en lo económico, y no me vale - con todo el respeto – el tan manido argumento de moda ahora, de la creación de puestos de trabajo. A mí, que se me demuestre la seguridad a las personas y al ecosistema y firmo donde sea. Y si no, que estudien otras formas de buscar energía, que haberlas las hay, aunque sean más caras.

      Eliminar
    2. Cierto Manuel pero me cuesta mucho imaginar hoy en día un mundo sin automóviles, sin aviones, sin antibióticos ... Fuera de utopías deseables, en mi opinión y solo en la mía, puesto que la oficial de UPyD solo la fijan sus portavoces y las iniciativas parlamentarias que presentan, España tiene un problema energético muy grave por no decir gravísimo que condiciona y condicionará toda su economía y por tanto el bienestar de todo nosotros. Por la política demencial del PSOE y del PP los consumidores debemos más de 27.000 millones de euros de deuda eléctrica reconocida por ley y tenemos una de las facturas eléctricas más caras del mundo. Quien está pagando las consecuencias, como siempre, son las capas más pobres. Hay gente que ya no puede poner la calefacción en invierno. En mi opinión, después de muchos años de trabajar el tema, solo hay una solución: ahorro, y un mix de energía nuclear de fisión o fusión (si algún día es posible), como base, complementada por todo tipo de solares (eólica, termosolar, fotovoltaica, termosolar de concentración..) con todo tipo de acompañamientos, hidráulica, geotérmica, etc. Soy absolutamente partidario de una economía baja en Carbono y por tanto, de cualquier quema de materia orgánica fósil o actual. Naturalmente esto incluye el gas natural. Pero, ¿cómo se llega a esta situación?. Sólo con una transición que permita alcanzar esa meta de la forma más rápida posible, pero en un periodo razonable. No es posible con unas cuantas leyes en el BOE. Mientras tanto hay que optar por las formas más económicas y menos contaminantes. Desde luego no se me ocurriría autorizar un pozo de gas en las Tablas de Daimiel, en Las Lagunas de Ruidera, en las Columbretes o en la Sierra del Espadán. Dos cosas más. A no ser que estés por el colectivismo castrista norcoreano, en cuyo caso nada tendría que objetar, ya me dirás como se puede articular una sociedad occidental libre y democrática. En cuanto a las alternativas caras, ¿crees que hay mucha gente dispuesta a pagar más de 200 euros por el megavatio termosolar cuando el de gas o el carbón sale a unos 45? Te aseguro que mi madre con su pensión, no.
      Por último, está muy claro que es necesario un debate amplio pero con mentalidad abierta por parte de todos y sin apriorismos e Insisto, hoy y ahora, es absolutamente necesario legislar sobre este tema por lo que pueda pasar.
      Saludos

      Eliminar
  8. MUY BUEN ARTÍCULO...pero no estoy nada de acuerdo con el fracking en España ¿ puedo estar en desacuerdo ? Supongo que no aceptarlo no quiere decir que no apoye la investigación de energías alternativas a las convencionales, basadas en exprimir el planeta mas todavía...me gustaría que impulsarais posturas mas cohesionadas, pues en Castilla La Mancha parece que no se justifican los permisos existentes desde UPyD... Espero que en UPyD no se prime la uniformidad de criterios especialmente en temas como este cuya tecnología no está en los dominios de nuestro recurso científico y mas depende de las estrategias de cierto "imperio"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y por el tono, aunque no deberías preguntarme si puede discrepar,¡faltaría más!. Y hasta puedes regañarme si cree que lo merezco. Solo exijo saber con quién hablo. Me parece elemental aunque en Internet se haya puesto de moda todo lo contrario. Si has seguido un poco la postura de UPyD sobre el tema energético, verás que se apoya un debate serio y riguroso sobre energia, incluyendo la nuclear. Los detalles están contenidos en las numerosas propuestas e iniciativas parlamentarias presentadas durante todo este tiempo y que pueden verse en la página del grupo de medioambiente y energia de UPyD:
      http://www.upyd.es/contenidos/secciones/285/Medio_ambiente_y_energia
      No veo la incoherencia. Por supuesto, yo nunca autorizaría un sondeo que perjudicara a las Lagunas de Ruidera, o a Las Tablas de Daimiel. Tampoco donde afectara a un acuífero sin tener las garantías suficientes de que no habrá ningún problema. Y aunque les parezca mentira a algunos, es posible.
      Saludos

      Eliminar
  9. Por fin me entero de lo que significa el famoso "Fracking". Gracias Alfonso.

    ResponderEliminar
  10. Oiga, no me censure los comentarios porque no le agradan, que yo lo que quiero es que en la Red no exista huella de mi, no esconderme de nadie por ninguna razón. No se preocupe que si piensa que le he ofendido la policía por mi IP me localizan sin problema. Y no necesita conocer mi nombre, rebata mi opinion como dicen que hay que hacer en UPyD.

    Y sepa que la ciudadanía desde hace tiempo no les da el beneficio de la duda (ni siquiera a UPyD) sino que los políticos por defecto ya son sospechosos de connivencias con los mercados (jodiendo a los ciudadanos si es necesario). Ese es el sistema donde estamos y cada vez menos de nosotros lo ignoramos. Vea sino el ultimo post de Rosa Diez en su blog.

    De nuevo, deje de vender motos sin aclarar antes que es vendedor por buena que esta sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña nada de lo que dice. Por cierto una aclaración, no me dedico a la política. He trabajado toda mi larga vida y trabajo en otras cosas.

      Eliminar
  11. Por Dios, no ve que lo esta estropeando mas ? no ve que todo el mundo puede leer aquí su biografía o en UPyD su situación en el partido ? piensa que por no cobrar (si fuera el caso) es lo mismo que "no dedicarse a la política" ? En cuanta estima tiene la inteligencia de sus lectores ? Déjelo correr, en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguen sin sorprenderme sus comentarios anónimos. Dejemos que juzguen los lectores. Nada tengo que ocultar ni esconder. Soy yo quién autoriza mi biografía en la red. Curiosa gente la que reclama transparencia y se esconde detrás del IP. Pero cierto, primer comentario acertado, basta ya de responder a tonterías.

      Eliminar
  12. En este blog no se contestan anónimos

    ResponderEliminar
  13. Buen artículo Alfonso. Gracias a ti, y a personas como tú, albergan de esperanza a una España rematadamente confusa, dispersa y mal informada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Gracias Miguel, puedo equivocarme, pero siempre procuro utilizar argumentos fundados y contrastados. Hay que tratar de acabar con la sociedad basura a la que quieren llevarnos muchos colectivos. Pero estoy seguro de que entre todos los conseguiremos. En UPyD cada día descubro más racionalidad y buena gente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Después de hablar ayer con vosotros, me ha encantado seguir aprendiendo con este artículo... Un beso

    Alicia

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado leerlo, y con tu permiso lo comparto

    Un abrazo grande
    Maria Fdez de Villalta

    ResponderEliminar

En este Blog no se contestan anónimos